MÁS ALLÁ DEL INVIERNO

alla

MÁS ALLÁ DEL INVIERNO

Compartir

Más allá del invierno

Mis pasos me han conducido a un mundo nuevo, como en las crónicas de Narnia. Pero no me he encontrado con el gélido invierno de C.S. Lewis, ni los pinos cubiertos de nieve, ni los pesados abrigos de los jóvenes al comenzar su aventura.

Ha sido mucho más sencillo, porque yo iba en un viaje. Más allá del invierno, casi impulsada por las hermosas imágenes  que la naturaleza nos va regalando en estos días.

Iba en busca de los nuevos brotes, de los nidos escondidos, de los cantos sutiles que preanuncian la primavera. Un nuevo color, un nuevo olor y un nuevo paisaje.

No necesité pieles para cubrirme, me bastaba mi cuerpo anhelando los rayos del sol, que aún se mostraba huraño y se escondía muy a menudo. Me bastaban mis ojos cerrados recibiendo la caricia de ese astro brillante que se ha mostrado esquivo tanto tiempo…

Buscaba los pequeños brotes escondidos entre la inmensidad de las ramas aún secas y algunas heladas y blancas que me rodeaban. Buscaba esas flores diminutas que apuntan hacia los rayos del sol, o tal vez los primeros lirios  del campo más bellos que las vestiduras del Rey Salomón.

Buscaba ese renuevo nuevo  en un tronco casi seco o carcomido o como el tronco de Jesé o el poema de Machado…

Más allá del invierno

Porque más allá del invierno habita y existe un nuevo mundo por descubrir. Un mundo que es nuevo cada año, y cada primavera, y cada día. Como un regalo, sin otro envoltorio brillante que la luz que inunda la jornada, bien sea gris, apagada, brillante, celeste,…o con esa luz sin color de los días mordidos por la tristeza que a veces se instala en las paredes e nuestro corazón…

Un regalo para abrir despacio, segundo a segundo, minuto a minuto como la vida misma. Que hay que sentirla, gustarla, saborearla… como un buen vino que gana sabor cuando es más añejo.

Más allá del invierno, que suena a vida nueva, a nueva canción y nueva melodía.

Más allá de los atardeceres adelantados en las noches de crudo invierno donde el sol se esconde, porque tal vez, también busca el calor de la mesa camilla…

Por eso… doy la bienvenida a lo que puedo descubrir “más allá del invierno”. Y tú, ¿te animas a entrar en el mundo de Narnia, para ver qué hay más allá del invierno?

“Más allá del invierno aprendí que había en mí un verano invencible” (Albert Camú)

H. Mª Jesús Diez, RP.

alla


Compartir
Etiquetas:
,
Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies