Una experiencia de Encuentro: Antiguas Alumnas

Una experiencia de Encuentro: Antiguas Alumnas

Somos la primera promoción del Colegio Pureza (Ballester) de Barcelona. Terminamos el colegio en junio del 1972.

Éramos 11, una de nosotras, Rosa Mª Alamany falleció de cáncer muy pronto, ¡demasiado pronto! Quedamos 10.

La vida nos ha llevado por diversos caminos, y aunque algunas nos hemos ido viendo con frecuencia irregular, había ganas de compartir más: una escapada juntas.

La ocasión: el 60 cumpleaños de Marisa, la mayor de nosotras, que vive en Alemania. El destino: Palma de Mallorca. Dejando en casa a maridos, hijos y nietos nos hemos reunido por un corto fin de semana.

Por sugerencia de Mª Teresa nos hemos alojado en la RESIDENCIA DE LA CASA MADRE DE LA PUREZA, en el centro histórico de Palma, junto a la bahía y la catedral. Es una casa que respira paz, acogedora, de habitaciones sencillas pero nuevas, un espacio que nos ha facilitado el compartir la intimidad de nuestras vidas, y reanudar el estrecho vínculo forjado por lazos de amistad anudados en la adolescencia y que no se rompen nunca.

El lugar no podía ser más adecuado, además de la experiencia del encuentro nos hemos reencontrado con los inicios de la institución.

Las hermanas de la Pureza que cuidan la casa nos han acogido con gran afecto. Hemos disfrutado de su hospitalidad y paciencia.

Visitamos el museo dedicado a Madre Alberta en las dependencias de la misma casa y que fue el primer colegio que ella dirigió. Disfrutamos de los conocimientos históricos e interesantes explicaciones de la Madre que nos acompañó con gran paciencia.

Nos gustó ver su sepulcro, la capilla, la primera Virgen de la Pureza, recordar la historia de Madre Alberta que supo ser esposa, madre, abuela y religiosa también, siguiendo su vocación.

Estuvimos en Valldemosa, con un día espléndido, el azul del cielo y del mar, sus callejuelas de piedra llenas de flores. Hemos paseado, hablado interminablemente, reído, cada una como es, hemos contado un montón de cosas…

En estas etapas de nuestras vidas ya maduras, una se vuelve hacia adentro y reaviva sus valores, las personas y los momentos entrañables que los han configurado.

La Casa Madre está abierta a un público como nosotras, cerca del aeropuerto, en el centro de la ciudad, a precios muy asequibles, y todo lo que podáis necesitar para sentiros acogidas.

Se nos ha ocurrido recomendarlo para que otras podáis disfrutar de una experiencia similar.

Un abrazo,

Delia Bernaldo,  Nuri Queralt, Marisa Royo, Pelusa Torrens, Mª Teresa Villarino, y Lis Agell

(Promoción PUREZA-BALLESTER Barcelona – Junio 1972)

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

Realice la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.