María Jesús Díez celebra sus bodas de plata

María Jesús Díez celebra sus bodas de plata

Compartir

María Jesús Díez Díez celebró el pasado 21 de abril a las 17,30h sus bodas de Plata. La eucaristía fue presidida por Juanjo Jose Iragorri, SJ  en la capilla del colegio de Bilbao. A la celebración asistieron sus hermanos Chari y Ángel y su cuñada Visi junto a toda la comunidad religiosa de Pureza de María de Bilbao. También acompañaron a la hermana María Jesús Díez el grupo de MFA, padres y niños del colegio, algunos amigos y antorchas de Foc. Los cantos acompañados de flauta y teclado corrieron a cargo de algunos alumnos, su hermano también le cantó dos canciones. Después de la celebración sencilla y familiar acabaron el día con una pequeña merienda en el comedor.

Acción de gracias de María Jesús Díez

Mi familia

Gracias en primer lugar por los padres que me dieron la vida.  Gracias, por nacer en una familia, donde se vivía una fe auténtica, siempre con el testimonio de mis padres. De ellos, mis hermanos y yo bebimos durante los años que pasamos juntos. Y nos han guiado a lo largo de nuestros caminos. De ellos aprendimos el amor al Señor y a la Virgen, (cuantas veces hemos rezado el rosario en familia, o nos turnábamos   para ir al monumento). Con ellos tuvimos la suerte de celebrar sus Bodas de Plata, de Oro, y de Diamante, un regalo tantas veces agradecido.

Así año tras año, y llegado el momento cada uno tomó su opción, mis hermanos formaron su familia y yo (vocación tardía) opté por seguir al Señor en Pureza de María.

Luego llegaron los hijos, también celebramos las bodas de Plata… luego los nietos, ¡y luego hasta ocho biznietos. Menudo regalo! Gracias porque de ellos he aprendido, su fidelidad, su entrega, su darse, sus sacrificios, sus sufrimientos y el seguir luchando por sacar adelante sus familias, siempre dando, dando… Gracias por los que ya no están con nosotros, pero desde el cielo nos cuidan y nos miran siempre.

La Pureza

Y en la Pureza… en el pequeño cielo de la Pureza, que por mediación de la hermana Sacramento empecé conocer, allá por los años 80. Después en el 87 fui a estudiar a nuestra Escuela Universitaria, donde poco a poco el carisma de la Pureza me iba llenado por dentro. Llegué a descubrir esa llamada casi escondida que salió sin ruido e hizo que el año 90 entrara en el noviciado.

Mi congregación

Gracias por mis primeros votos en Sant Cugat, donde empecé a trabajar en el colegio la semana siguiente de profesar. Luego en Casa Madre/Establiments, Y… el  Zaire algo que yo había soñado de niña y que pude experimentar y vivir  poquito tiempo, después Barcelona, Roma, destinos rápidos y cortos… hasta que llegué a Barcelona (doce años), Valencia (seis años) y ahora aquí en Bilbao, (seis años) donde, puedo decir que ha habido más días grises que en el resto… ya me entendéis. Mis 25 años, densos, repletos de vivencias, experiencias, oración, gratitud…

Gracias por las hermanas que continuamente han sido ejemplo de entrega, abnegación, humildad, alegría incluso en la enfermedad, del amor con mayúsculas hacia ti, Señor. Esas hermanas que fueron guiando mi camino con sus enseñanzas, sus actitudes, su sonrisa, su vivir para el Señor, su trabajo por el Reino… en los ratos ante ti, o cuando sostenían en sus manos el rosario, o en el silencio, en lo escondido, en los pequeños detalles…

Gracias por la formación recibida, en todos los aspectos. El ir creciendo poco a poco en la Pureza. Gracias por los días de descanso, de disfrutar de un paseo, de unos chistes en el comedor, o encendiendo unas bengalas, o pasar un rato a la orilla del mar, o de una película en comunidad, o el estar con la familia. Por seguir en mi barca, Pescador, por ayudarme a ir un poco más adentro, cómo en el evangelio de mis votos perpetuos: “Boga mar adentro”

Mi gente

Gracias por las personas que has puesto en mi camino, familia, sacerdotes, profesores, padres y cómo no alumnos. Niños de muchas edades que he tenido la suerte conocer y de sentirme feliz haciéndoles felices a ellos, sabiendo que tú estabas en ellos y con ellos. Gracias por las horas de clase que me han hecho olvidar en algún momento esas preocupaciones que a veces nos trae la vida.

Pasado, presente y futuro

Gracias por adelantado, por la confianza en ti, por la paz y la serenidad que te pido y espero vayan llenando mis ramas, ya en ésta etapa de ir soltando amarras, dejar las redes, y seguir el camino ligera de equipaje.

Gracias, porque a pesar de mis flaquezas, y de mis abandonos de la casa del Padre, siempre me has esperado y me has dado fuerza para volver a ti… Camino, Verdad y Vida. Gracias, Señor por tu fidelidad y tu perdón continuo y sin condiciones.

Sigue conmigo en mi barca y llévame sobre tus hombros, cuando me cueste caminar y me haga falta que me lleves por verdes praderas y me hagas reposar tranquila porque tú vas conmigo

Gracias, Señor, simplemente… GRACIAS.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Compartir
Sin comentarios

Publicar un comentario

Realice la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.