Fallece la hermana Rosa Escrivá

Rosa Escriva, 2017 Pureza de María

Fallece la hermana Rosa Escrivá

Compartir

Rosa Escrivá ha fallecido, hoy 23 de septiembre, en la comunidad de Sant Cugat del Vallés.

Rosita, como la llamábamos entre las hermanas, nació el 15 de junio de 1931, en Lunel (Francia). Fue exalumna del antiguo colegio de la Pureza en la Font d’en Carròs (Valencia). Ingresó en 1953 como postulante en nuestra Congregación y a los pocos meses inició su noviciado.

Una vez realizada la profesión temporal el 11 de noviembre de 1955 comenzó su andadura por los diferentes colegios de España: Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Madre Alberta (Mallorca), Madrid, Los Realejos (Tenerife), Onteniente (Valencia) y finalmente Sant Cugat.

Su espíritu alegre, su libertad interior y su vitalidad contagiaban a todo aquel que se acercaba a ella. Amaba a los niños y a eso dedicó gran parte de su vida, a educar a los más pequeños. Disfrutó mucho en la última etapa de su vida, viviendo en el Noviciado, con sus novicias, sus clases de costura, sus recados por el pueblo y sus charlas en la portería del Colegio de Sant Cugat.

Un ejemplo a seguir

La hermana Rosa ha sido un ejemplo de vida para todas las que hemos vivido con ella. Para muchas de nosotras era como nuestra “abuela”. Ella nos colmaba de atenciones y siempre tenía una pregunta atenta por nuestras familias: “¿Cómo están tus padres? Y tus sobrinos, ¿cuándo vienen a vernos?”. Siempre tenía la última palabra y gracias a eso, todas hemos reído mucho con ella. Le apasionaban los helados y era capaz de cruzar la pasarela del noviciado por tomarse uno de ellos. No podía resistirse a las palomitas de maíz con caramelo, que siempre eran un regalo perfecto para celebrar sus fiestas.

Rosita Escriva, 2017 Pureza de María

Rosita, tu espíritu ha marcado a muchas de las religiosas de Pureza de María, sobre todo a las más jóvenes de la congregación.

¡Te echaremos de menos, desde el Cielo no te olvides de rezar por nosotras!


Compartir
4 Comentarios
  • Angela Baena G.
    Publicado a las 15:55h, 23 Septiembre Responder

    Descanse en Paz Hna. Rosita , siempre será la Hermanita de los niños. Su sonrisa y su espíritu de comprensión hacia ellos es la huella que ha dejado en mi .
    Es un ” Hasta Siempre” porque la llevaremos siempre en nuestros corazones .

  • Ana Zamora
    Publicado a las 16:12h, 23 Septiembre Responder

    Porque la hermana Rosa era nuestra Rosa, única en su especie, eterna sonrisa, detallista con todos los trabajadores, “¿cómo va el embarazo? Puedo ir a ver el bebé? como se encuentra la niña? Ya empieza en p3?” Eramos chicas y contigo y junto a ti nos hemos convertido en mujeres, madres y padres de familia y tú siempre animando nos y diciendo lo difícil que lo teníamos todo! Que bonita eres! Gracias por tus palabras y tus miradas en cada cruce por los pasillos, gracias por tus besos, abrazos, tus achuchones de mano, tus ganas de entrar en nuestras vidas! Gracias por ser la encargada de encantarnos y enamorarnos de tu y nuestra pureza, porque la pureza somos todos, y hoy más que nunca tú nos unes.
    Que tu luz Hermana Rosa , brille por siempre.
    Que tu ejemplo me valga cada día para caminar.
    Que tu sonrisa y tus detalles me ayuden con los demás.
    Y que tus últimos despistes, hagan que me acuerde de ti con ese sentido de humor tan característico.
    Cuidanos desde el cielo como lo has hecho aquí en el colegio.
    Te adoraremos siempre!

  • Pedro Pérez y Lala Cejas
    Publicado a las 20:48h, 23 Septiembre Responder

    Nos sentimos muy afectados por el fallecimiento de la H. Rosa, la conocemos desde que estaba en el Colegio de los Realejos, fue una persona entrañable, muy cariñosa y alegre con todos. En los últimos años tuvimos la suerte de verla y disfrutar de su sonrisa y su cariño durante las visitas al Colegio de Sant Cugat para visitar a nuestra hija (H. Cande), siempre atenta con nosotros para que nos sintiéramos en casa. Siempre se interesaba por nuestra familia, nos preguntaba por Mari Nieves, nuestra otra hija por la que sentía un cariño especial reiterándonos siempre lo cuidadosa que era en sus dibujos y tareas escolares. Al igual que sus hermanas de Congregación, siempre la tendremos en nuestros corazones. Que Dios la acoja en su seno. D. E. P. Con todo nuestro cariño. Pedro, Lala y familia (padres de H. Cande)

  • Angela Vives Escrivà
    Publicado a las 22:17h, 27 Septiembre Responder

    Tia Rosa, ¡tu familia te echará mucho de menos! Aunque vivíamos lejos, nos sentíamos muy cerca de ti. Siempre estuviste pendiente de nosotros y de los pasos que ibamos dando.

    Recordare a mi tia andando tan ligera que casi saltaba y siempre con su gran sonrisa. Conversar con ella era un placer porque transmitia paz, felicidad y diversión.

    Estamos muy agradecidos a toda la congregación por haberla cuidado tan bien cuando ella ya no podia hacerlo.
    ¡Te recordaremos siempre!

Publicar un comentario

Realice la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.