Fallece Adilza García

Adilza García

Fallece Adilza García

Compartir

La hermana Adilza García Toruño falleció el pasado 8 de diciembre de 2017, en Managua. Nuestra hermana nos dejó en la festividad de la Inmaculada Concepción, una fiesta muy entrañable para ella y para toda Nicaragua.

Adilza García, natural de León de Nicaragua, nació el 22 de noviembre de 1938. Comenzó su postulantado en julio de 1964 e inició el noviciado el 6 de febrero de 1965. Realizó su profesión temporal el 2 de febrero de 1967. 25 años más tarde, el 2 de febrero de 1992, celebró sus bodas de plata en León de Nicaragua. El pasado mes de febrero, con gran alegría, nuestra hermana celebró sus bodas de oro.

Los primeros años de vida religiosa los pasó en Barcelona, pero su vida transcurrió principalmente entre los colegios de León y Managua (Nicaragua). Adilza pasó sus días rodeada de los pequeños del colegio, los alumnos de primaria, atendiendo a las catequesis de primera comunión y la administración de los colegios. En una palabra, nuestra hermana fue todo un ejemplo de entrega a la educación.

Emma Sarria nos habla de nuestra hermana

“Nuestra hermana Adilza era una religiosa sencilla, sonriente, servicial, silenciosa, trabajadora,… Vivía su vida religiosa con una puntual fidelidad a los momentos de comunidad, tanto cuando las Hermanas se reunían para orar como en los espacios para compartir. Adilza estaba siempre a punto, ya fuera para ir a la capilla o para salir a dar un paseo. Era una religiosa muy animada y muy dispuesta.

Durante muchos años llevó la responsabilidad de la administración, tanto del colegio como de la comunidad, y siempre estaba atenta a lo que se necesitase. En ningún momento rehuía el trabajo o el tener que salir a hacer alguna compra improvisada, de última hora. Se llegó a comentar entre las Hermanas, que ni siquiera se acababa de perfilar las ideas y ya Hna. Adilza nos estaba proporcionando la materia prima para poder plasmarlas.

En la última etapa de su vida, estando ya enferma, cuando se le visitaba, siempre nos recibía con mucha amabilidad. Se interesaba por las hermanas, por las cosas del colegio, por la familia, estaba siempre muy pendiente de los otros. Solía decir que ella estaba bien, siempre y cuando no tuviese que estar en el hospital.”

Gracias, hermana Adilza por tu vida y tu entrega generosa. Cuídanos desde el cielo.


Compartir
Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies