Esther Fuentes profesa sus votos perpetuos

Profesión perpetua Esther Fuentes, 2018, Pureza de María

Esther Fuentes profesa sus votos perpetuos

Compartir

Esther Fuentes Morales ha profesado sus votos perpetuos el 13 de mayo de 2018 a las 12 h en la capilla del colegio de Santa Cruz de Tenerife. Junto a Esther se han reunido su familia, religiosas, amigos, amigos que se convirtieron en familia, compañeros de trabajo, del grupo de los ejercicios en la vida ordinaria, del padel… La eucaristía ha sido celebrada por el padre Javier Castillo, SJ, apasionado de Jesús de Nazaret.

Un camino de bendición para Esther

Esther nos abre su corazón y nos cuenta su experiencia personal

Nací en Caracas, Venezuela, el  16 de mayo de 1971. Soy la pequeña de cuatro hermanas. Mis padres fueron personas humildes pero con un gran sentido del respeto y la honestidad.

Nací y viví en Venezuela hasta los 16 años, allí estudié en el colegio La Presentación. Cuando llegamos a Tenerife primero fui al instituto de los Realejos y luego pasé al Colegio Pureza de María del mismo municipio. Mi primer contacto con la Pureza fue antes de ir a estudiar allí. Una amiga me invitó a participar en una actividad de FOC y ya desde ese momento me sentí como en casa. Fue en una convivencia posterior donde por primera vez el Señor me invitó a seguirle.

Ingresé al noviciado en 1991 e hice mi primera profesión el 19 de marzo de 1994. De allí fui destinada a Roma donde inicié mi formación en Ciencias Religiosas. De Roma me fui a Ontinyent, allí compaginé las clases de religión con los estudios de magisterio. Otros destinos fueron Cumaná, La Cuesta, Santa Cruz. En 2007 después de un proceso personal solicité salir de la Congregación. Desde entonces trabajé en el Colegio de las Madres Dominicas de Vistabella, en Santa Cruz de Tenerife.

Pese a salir de la Congregación siempre me sentí muy vinculada a las hermanas. Una vez leí que la vocación nunca nos deja, somos nosotros los que nos alejamos de ella. Y eso fue lo que me pasó a mí: me alejé del Señor  ¿cómo? anteponiendo muchas cosas a nuestros momentos de encuentro: la oración. Durante estos diez años ha habido altibajos y he procurado en todo momento cultivar tanto la parte humana como la espiritual.

Gracias Hermanas Dominicas y Pureza de María

Me gustaría agradecer a las Hermanas Dominicas cómo me cuidaron durante este tiempo que estuve trabajando con ellas, me ayudaron a crecer y a discernir sobre lo que el Señor me seguía pidiendo.

Quiero agradecer a Pureza de María la formación recibida, que me ayudara a ser valiente, que me permitiera volver, e incluso más, “volver a empezar”, y me hiciera las cosas fáciles. No tengo palabras para agradecer tanto bien. Me gustaría terminar con un pensamiento de Madre Alberta:

 

“¿Cómo no he de estar contenta, si estoy en el pequeño cielo de la Pureza”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Compartir
1Comentario
  • Mar Vázquez Latorre
    Publicado a las 22:25h, 14 mayo Responder

    Conocí a Esther en Septiembre del 2004 y debo reconocer que congeniamos desde el primer momento. Tuve la gran suerte de tenerla en la pastoral de los cursos que daba yo, lo que me dio la oportunidad de poder vivir con ella millones de cosas: problemas de alumnas (que en aquella época eran solo niñas) , convivencias, viajes, auditorías, interminables sesiones de evaluación, canciones, en fin mucho tiempo compartido. Siempre me llamó la atención su espontaneidad, su alegría, su autenticidad y sobretodo sus ganas de dejarse la vida en lo que hacía y así pasó de ser “la hermana” a ser mi amiga. Viví con ella también el proceso de su marcha de la congregación, tan doloroso para ella como para todos los que a su lado entendíamos que era eso lo que Dios le pedía en ese momento. Nunca dejó de ser hermana y amiga y digo lo de hermana porque a pesar de no pertenecer ya a la congregación, entre nosotras había un vínculo fraternal que obviamente venía de Dios. Mi mayor preocupación siempre fue que se alejase de Dios, pero doy fe de que nunca fue así y durante los años siguientes seguimos compartiendo vida: preocupaciones, charlas, cenas, viajes…… buenos y malos momentos que como siempre afrontaba con la mejor de sus sonrisas, algo que la caracteriza y lo hará siempre. La docencia a veces deja menos tiempo libre del que nos gustaría así que metidas cada una en nuestro hacer diario no nos veíamos con tanta frecuencia pero el cariño seguía siendo el mismo y tanto ella como yo sabíamos que estábamos la una para la otra siempre. Nunca dejó de buscar la voluntad de Dios en ella, y Dios nunca dejó de llamarla. Confieso que me dio un poco de vértigo cuando me dijo que iba a pedir volver pero recé todo lo que pude para que volviera al sitio en el que solo podía ser completamente FELIZ. Ayer pude ser testigo de la profesión de sus votos perpetuos así como ella fue testigo de “los míos” el día de mi boda. Una celebración cargada de emoción y de espíritu. Felicidades por tu valentía, por tu disponibilidad, por tu autenticidad aunque me repita, por la sencillez y la humildad con la que has ido aceptando todo lo que acontecía en tu vida. Gracias por compartirlo, gracias por tu testimonio y gracias por acercarme más a Dios. Y aunque estas palabras las escriba yo, sé que los sentimientos no son solo míos, sé que no hablo solo por mí porque son muchas vidas las que has tocado y ahora toca que tu sonrisa tu testimonio y tus ganas de vivir lleguen a otros que seguro que lo necesitan. Feliz viaje Hermana, feliz estancia y feliz resto de la vida que hoy vuelves a comenzar. Un beso grande: Mar

Publicar un comentario

Realice la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.