Entrevista a Monseñor Silvio José Baez

Monseñor Silvio José Baez

Entrevista a Monseñor Silvio José Baez

Compartir

HAY QUE ESCUCHAR EL SILENCIO

 

Monseñor Silvio José Baez, del 23 al 31 de agosto, visita nuestra comunidad de Sant Cugat para ofrecer un curso de formación bíblica a las religiosas de España. Ante la petición de una pequeña entrevista, su respuesta afirmativa y sincera no se ha hecho esperar.

Nos acoge en el despacho donde está trabajando con una amplia sonrisa como quien está acostumbrado a tratar con los medios de comunicación, nos sentamos a conversar y a compartir inquietudes sobre Internet y las redes sociales.

Un poco de su historia familiar, nació en…

Masaya (Nicaragua). Soy el mayor de cuatro hermanos, me siguen dos varones y luego una mujer. En Nicaragua vive un hermano y sus hijos, el otro hermano en Canadá y mi hermana en Costa Rica. Mi madre murió hace año y medio. Ella sufrió mucho mi ausencia casi permanente, viví siempre fuera del país, pero al final de su vida, pude estar con ella, por lo menos un poquito más cerca. Me vio volver como obispo, asistió a mi ordenación episcopal, estuvo los últimos años muy cerca de mi ministerio episcopal.

¿Unas líneas sobre su formación académica?

Yo estudié en Roma Sagrada Escritura y después de haber terminado los estudios, me pidió mi familia religiosa, yo soy carmelita descalzo, que me quedara de profesor en nuestra facultad de teología Teresianum. Allí di clases muchísimos años sobre todo de Antiguo Testamento. Fueron muchos años de profesor, también fui Vicedecano en la Facultad. En 2009 recibí la noticia de que el Papa Benedicto XVI me nombraba obispo.

¿Como recibió la noticia? Usted era carmelita…

Sí, para mí fue una sorpresa.
Cuando me lo comunicaron fue una experiencia de sentimientos encontrados. Por una parte el dolor de dejar mi familia religiosa, el tener que sacrificar toda mi carrera bíblica, me encontraba quizá en el mejor momento de mi carrera en Roma, con mucha responsabilidad en la facultad de teología de los carmelitas; pero por otro lado la alegría de poder volver a Nicaragua, era la ocasión de poder hacer algo por mi pueblo, por la Iglesia de Nicaragua.

¿Cuál fue el tema de su tesis doctoral?

Mi tesis doctoral fue El silencio en la Biblia hebrea, en los libros escritos en hebreo en el Antiguo Testamento. El fundamento de la tesis es de tipo léxico-gráfico, fue una tesis novedosa en su momento. Se publicó en Roma con el título Tiempo de callar, tiempo de hablar. En Madrid se publicó una versión en clave espiritual-bíblica: Cuando todo calla, allí añadí un capítulo sobre el Nuevo Testamento.

Entonces, el tema del silencio es clave para usted

Cuando uno elige un tema de tesis doctoral en su carrera es como si eligiera un criterio que luego te sirve para releer todo y entender el conjunto. El silencio se ha vuelto un criterio de lectura indispensable, además en la escritura es tan importante la palabra como el silencio. Hay que escuchar el silencio, es una palabra que se escucha en el callar de Dios, en la ausencia de la palabra, además incluye el silencio en las relaciones humanas, no el silencio de Dios solamente.

En la Biblia, más que del silencio se habla de los silencios, de todas las modalidades que esta experiencia humana alcanza en la vida. Desde el silencio de quien tiene miedo de hablar hasta el silencio de quien no habla por odio o el silencio sapiencial de quien se calla por prudencia… el silencio es un fenómeno humano.
Hoy en día, los temas antropológicos son los de mayor actualidad, el enfoque antropológico de la Biblia es el camino de estudio, los temas humanos a la luz de la Sagrada Escritura.

¿Alguna publicación más?

Hace dos años publiqué un comentario bíblico a los cantos de la Purísima Concepción. Son cantos que en la Gritería, fiesta de Nicaragua, los niños ya conocen, son cantos populares. Era una promesa que yo le había hecho a la Virgen cuando estudiaba Biblia, pero no la había podido cumplir. En el libro: Cual un botón de rosa, comento los cantos más importantes desde la Sagrada Escritura. Pretende ayudar tanto a los sacerdotes en la predicación de la novena de la Inmaculada, como a la gente, para que los cantos se vivan con mucha más riqueza viendo su raíz bíblica.

 ¿Qué hace en su tiempo libre?

En mi tiempo libre, me gusta ir a correr, lo hago ordinariamente, casi todos los días… oír música clásica. Me gusta también leer, leer mucho y cuando tengo más tiempo libre lo dedico a las redes sociales (RRSS).

26000 seguidores en facebook… ¿cómo explica esto?

Para mí el descubrimiento de las RRSS fue como el descubrimiento de una nueva dimensión de la existencia humana, donde hay personas reales, donde es posible el encuentro, donde no podía faltar el testimonio evangélico. Es un nuevo nivel de la existencia humana, para mí no es algo virtual, es algo real, allí hay personas, problemas, luchas, esperanzas, discusiones, preguntas. La motivación ha sido fundamentalmente pastoral y evangelizadora y me he metido con una actitud de escucha, de diálogo, de dejarme yo también cuestionar y de ofrecer desde mi experiencia de creyente y de pastor una luz para mucha gente. He tenido una gran acogida, yo mismo me quedo sin palabras.

 

El diálogo no acaba aquí, continúa con un rico intercambio de experiencias sobre su web y sus cuentas personales en Twitter, Facebook y Youtube.

Gracias, Monseñor Silvio José Baez por su tiempo y su amena conversación.

 

Monseñor-Silvio-Baez


Compartir
1Comentario
  • M° del Carmen Olmos Moret
    Publicado a las 20:41h, 26 Agosto Responder

    Sus clases deben de ser Impresionantes. Escucharlas enriquece.

Publicar un comentario

Realice la operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.